Putin pone presión a Scholz en medio de gira por Sudamérica: asegura estar abierto a hablar sobre Ucrania

La presencia en Sudamérica de Olaf Scholz, canciller alemán y líder político de la potencia europea, no ha sido impedimento para que su agenda internacional cruce el mundo y continúe siendo un actor relevante del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania. Así quedó en claro este domingo, donde a pesar de encontrarse en Chile y sostener una reunión con el Presidente Gabriel Boric, dos entrevistas distintas dieron cuenta de que tanto el canciller como su contraparte rusa, Vladimir Putin, se mostraron dispuestos a sentarse a dialogar sobre el estado de la guerra más grande en territorio europeo desde la Segunda Guerra Mundial.

Fue el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, quien confirmó a la agencia de noticias estatal, RIA Novosti, que el presidente ruso está abierto a mantener contacto directo con Scholz, aunque aún no existe ninguna llamada telefónica programada, dijeron desde Moscú.

La potencia europea se mantuvo en el centro del conflicto luego de que su demora en la confirmación del envío de tanques de producción alemana al Ejército ucraniano, duda que se disipó luego de que confirmara durante la última semana del despacho de 14 de sus carros Leopard 2 a Kiev, junto a la promesa de Estados Unidos de suministrar tanques M1 Abrams, anuncio que no cayó bien en Rusia, aseguró Reuters.

Predisposición al diálogo

“Por ahora, no hay conversaciones acordadas (con Scholz) en la agenda. Putin ha estado y sigue estando abierto a los contactos”, dijo a RIA Novosti el portavoz del Kremlin.

Al mismo tiempo, el canciller alemán dijo al diario berlinés Tagesspiegel, en una entrevista publicada este domingo, que “también volveré a hablar con Putin, porque es necesario hablar”. Sin embargo, Olaf Scholz puso ciertas condiciones. “Es responsabilidad de Putin retirar las tropas de Ucrania para poner fin a esta guerra horrenda y sin sentido que ya ha costado cientos de miles de vidas”, agregó.

Para el canciller germano, la situación en Europa no cambiará mientras Putin continúe sin disminuir la agresividad demostrada desde el inicio del conflicto, el 24 de febrero de 2022.

La última conversación entre ambos líderes se dio a principios de diciembre pasado, donde si bien el diálogo “no tuvo un tono descortés”, Putin repitió en numerosas ocasiones que quería “incorporar partes de su país vecino por la fuerza”, lo que era “inaceptable”, aseguró Scholz. Según Reuters, en aquella oportunidad, el líder ruso dijo que la línea alemana y de Occidente sobre Ucrania era “destructiva”, por lo que pidió a Berlín que reconsiderara su enfoque frente a la guerra.

Alemania es el segundo mayor donante de material bélico al país invadido, solo después de Estados Unidos. Según el Instituto Kiel para la Economía Mundial, la potencia europea se pone por delante de Francia y Reino Unido en el Viejo Continente.

Es por eso que la demora en la confirmación del envío de tanques alemanes a Ucrania fue objeto de discusión. El temor de que el Kremlin haga escalar el conflicto a una guerra entre Rusia y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) sería una de las razones.

“Un canciller alemán que se toma en serio el juramento de su cargo debe hacer todo lo posible para que la guerra de Rusia contra Ucrania no se convierta en una guerra entre Rusia y la OTAN”, dijo Schoz a Tagesspiegel, añadiendo que no “permitirá tal escalada”.

Los comentarios del jefe de gobierno alemán llegaron luego de que la ministra de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock, asegurara la semana pasada que su país “ya está en guerra con Rusia”.

Una encuesta realizada por la cadena pública ZDF, publicada el viernes, aseguraba que el 54% de los alemanes consideraba correcto el envío de tanques Leopard 2 a territorio ucraniano, mientras que el 38% se mostró en desacuerdo con la medida. Sin embargo, en los antiguos estados socialistas del Este, las cifras se invertían, consignó The Guardian.

Asimismo, Scholz rechazó nuevamente las demandas en Alemania y de los funcionarios ucranianos por aviones de combate para repeler la invasión de Rusia, instando a las naciones occidentales a no unirse a una “guerra de ofertas” por armas sofisticadas. “El hecho de que acabamos de tomar una decisión (sobre el envío de tanques) y ya el próximo debate (aviones de combate) se está disparando en Alemania, eso parece frívolo y socava la confianza de la gente en las decisiones del gobierno”, dijo el canciller germano a Tagesspiegel el domingo. “Solo puedo desaconsejar entrar en una guerra de ofertas por los sistemas de armas”, agregó.

El paso por la región

La visita de Scholz a Chile, iniciada este domingo, fue precedida de su paso por Argentina, donde se reunió durante el sábado con el Presidente transandino, Alberto Fernández. La bilateral estuvo marcada por la firma de acuerdos de inversiones y del financiamiento de proyectos locales, detalló Infobae. Para este lunes está previsto que Scholz se reúna con Lula en Brasil. Al canciller lo acompaña una delegación empresarial alemana, lo que ha sido interpretado por medios internacionales como el interés de la potencia europea por estrechar lazos comerciales con los tres países sudamericanos.

Desde la ratificación del acuerdo entre la Unión Europea y Mercosur, hasta las preocupaciones energéticas alemanas -considerando la dependencia que tenían del gas ruso previo a la guerra con Ucrania- y la presencia de materias primas como el hierro, el acero, el cobre y el litio, este último esencial para la fabricación de vehículos eléctricos ecológicos, sería parte de los intereses en la región, aseguró la cadena alemana Deutsche Welle.

En declaraciones posteriores a la reunión entre Scholz y Fernández, el mandatario transandino aseguró que “Argentina y América Latina no están pensando en mandar armamento ni a Ucrania ni a ningún otro lugar en conflicto, pero no es mi rol ponerme a analizar esos temas. Lo que sí puedo decir es que el canciller y yo coincidimos en la necesidad de recuperar la paz para que se termine la pérdida de vidas”.

Mientras tanto, el canciller alemán destacó la presencia de la delegación empresarial que lo acompaña, detallando que “ellos se ocupan de estos temas, ya sea plantas para energía hidráulica, cómo aprovechar la energía solar o el nitrógeno de una u otra manera. También oportunidades para aprovechar el gas licuado o extracción de recursos como el litio. Todo es importante para nosotros, de una manera que sea beneficioso para ambos países. Queremos que sea algo cooperativo”.

Con miras al futuro, el líder político de Alemania afirmó que “existen muchas inversiones previstas para el futuro. La delegación ha venido aquí con este espíritu. La economía alemana tiene interés en convertirse en socio estratégico”.

Anteriormente, el país europeo había demostrado su preocupación por la relación entre el gobierno y la Corte Suprema en Argentina, donde el Ejecutivo se ha mostrado abiertamente contrario a las decisiones del Poder Judicial, incluido un juicio impulsado contra el máximo tribunal del país.

“Alemania expresa su preocupación por los intentos de ejercer influencia política en el sistema de Justicia. Alemania en ese sentido recomienda que se fortalezca la independencia judicial y se proteja a jueces e investigadores ante presiones e intimidaciones. Sugiere, además, trabajar activamente con la oposición para cubrir los puestos vacantes en la procuración general, la Corte Suprema y la Defensoría del Pueblo”, dijo la diplomática alemana Ann-Jasmin Krabatsch ante la ONU días atrás, recordó Infobae.

Tras su paso por Chile, Olaf Scholz se dirigirá a Brasil para sostener reuniones con el Presidente Luiz Inácio Lula da Silva. Más de 1.000 empresas alemanas operan actualmente en aquel país, destacando entre ellas Mercedes-Benz, Volkswagen y ThyssenKrupp.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *